miércoles, 30 de noviembre de 2016

Colonialismo e Imperialismo: Continente asiático (II)...



RECORDEMOS del curso pasado…

Las Guerras del Opio, también conocidas como las Guerras Anglo-Chinas, fueron dos guerras que duraron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860 respectivamente, el punto culminante de los conflictos comerciales entre la China y el Reino Unido. El contrabando británico de opio de la India Británica hacia la China y los esfuerzos del gobierno chino para imponer sus leyes contra las drogas llevaron al conflicto. Francia luchó al lado de Gran Bretaña en la segunda guerra.

La derrota de la China en las dos guerras forzó al gobierno a tolerar el comercio del opio. El Reino Unido coaccionó al gobierno a firmar Tratados Desiguales, abriendo varios puertos al comercio exterior y entregándole Hong Kong a Gran Bretaña. Portugal siguió a Gran Bretaña y forzaron términos de intercambio desiguales para la China (Tratado de Nankín, cesión de Hong Kong a Gran Bretaña y ampliación de Macao para Portugal). Esta humillación por obra de potencias exteriores contribuyó a la Rebelión Taiping (1850–1864), la Rebelión Boxer (1899–1901), y la caída de la Dinastía Qing en 1911.

 Vídeo: Historia de la Humanidad: Las guerras del opio.

 
Historia de la Humanidad: Las guerras del opio por raulespert

Vídeo:Opio y heroína global: Afganistán.

 
Opio y heroina global: Afganistan por raulespert

Pues bien; retomemos la información de la colonización de China… 

Finalmente triunfaron los europeos y se firmó el Tratado de Nanking en donde los chinos se comprometieron a abrir unos cuantos puertos (Shangai, Ning-Po y Fu-Chou), además, cedieron algunos territorios como Hong-Kong, Macao…. A esta ocupación, acudieron otros países orientales, como Japón que se apoderó de Corea (1894) y obligó a Rusia a ceder Port Arthur

En China, se produjeron algunas rebeliones. La más fuerte fue en el año 1900 con la llamada «Rebelión de los Boxers», grupos antioccidentales apoyados por el gobierno. Los europeos mandaron un ejército conjunto al frente del general Waldersee. Finalmente, China como imperio duró hasta 1911; murió la emperatriz, y se estableció una República