viernes, 13 de mayo de 2011

Y con Hitler...llega la Segunda Guerra Mundial...


En 1939, con la invasión de Polonia, dio comienzo uno de los episodios más estremecedores de la Historia de la Humanidad.

El ascenso de los fascismos y su política expansiva, especialmente el alemán, produjo hondas convulsiones que llevaron a repetir, de forma aún más devastadora, la experiencia de la I Guerra Mundial, a pesar de los mecanismos preventivos que las naciones habían arbitrado a raíz de la finalización de ésta. La tibieza e indefinición del resto de naciones fue también determinante en el proceso de expansión de los fascismos.

Nuevamente la guerra tiene un alcance mundial, pues la entrada de Japón, deseosa de expandirse en el Pacífico, empuja a su vez a Estados Unidos a intervenir para frenar el imperialismo nipón, que amenaza directamente a una de sus áreas de influencia.

El totalitarismo y el racismo nazi producirán uno de los fenómenos más execrables de la Historia, el Holocausto judío, en el que millones de personas son desplazadas, confinadas en campos de concentración, obligadas a realizar trabajos forzados y finalmente exterminadas, en aras de la superioridad de la raza aria.

Igualmente, la persecución alcanzará a todos aquellos que Hitler y sus partidarios consideren inferiores o potenciales enemigos. El episodio, junto con la guerra más devastadora nunca conocida, se instalará en la memoria colectiva de la práctica totalidad de la población mundial durante generaciones enteras.