domingo, 3 de enero de 2016

Y en en los momentos en estudio... surgen nuestros sindicatos: UGT y CNT...



Hagamos un poco de memoria...
La UGT fue fundada por Pablo Iglesias el 12 de agosto de 1888 en Barcelona durante un congreso que tuvo lugar en el Teatro Jovellanos coincidiendo con la celebración de la Exposición Universal de Barcelona de 1888, que había dado trabajo a miles de personas en tareas de construcción, haciéndolo en duras condiciones por lo que dio lugar a la concienciación de organizarse para defender sus intereses.

Fue en 1920, en el transcurso de su XIV congreso, cuando asumió la lucha de clases como principio básico de la acción ugetista y en el transcurso de la Guerra Civil y la posguerra estuvo en la clandestinidad para resurgir en el marco de la transición democrática junto con CCOO, convocando las huelgas generales de 1988, 1992, 1994 y 2002. Su Secretario General desde la transición hasta 1994 fue el histórico sindicalista Nicolás Redondo, a quien sustituyó Cándido Méndez, reelegido en 1995, 1998, 2002, 2005 y 2009.

Por su parte...
La Confederación Nacional del Trabajo, C.N.T. se fundó en Barcelona en 1910. Este sindicato recoge las anteriores tradiciones asociacionistas de los trabajadores del estado español creadas a partir de los núcleos apolíticos y antiautoritarios de la 1ª Internacional (último tercio del siglo XIX).

En 1917
convocó junto a la UGT una huelga general en contra de la situación general del país. El fortalecimiento significativo del sindicato se produjo a partir de 1918, momento en que la crisis de la industria catalana impulsó a miles de obreros a afiliarse a la organización. Se produjo en este año la huelga de "La Canadiense" (la actual compañía de la luz) donde la CNT consiguió la implantación de la jornada de 8 horas. Con el fin de contrarrestar la fuerza adquirida por la masa obrera organizada, surgió el pistolerismo, financiado por los patronos, que sembró la violencia ciudadana y logró desestabilizar el sindicato. En 1923, tras la implantación de la dictadura de Miguel Primo de Rivera, la CNT entró en la clandestinidad. Su actividad en este período estuvo marcada por la participación en varias confabulaciones dirigidas a terminar con el régimen.

Con la llegada de la II República (1931), el número de afiliados a la CNT se incrementó espectacularmente, llegando a contabilizarse hasta 1.200.000 trabajadores organizados en los sindicatos confederales. Durante este período a parte de las luchas por conseguir las mejoras laborales más inmediatas la CNT participó, cuando no propició directamente, varios movimientos revolucionarios. En Andalucía se llevó a cabo la revolución social inmediata, cuya represión fue tan fuerte (Casas Viejas) que la CNT preconizó la abstención en las elecciones de 1933. En Asturias, los cenetistas firmaron el pacto de Alianza Obrera con la UGT y protagonizaron la Revolución de Octubre (1934). Como consecuencia de las duras represalias que el gobierno de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) puso en práctica contra los obreros sublevados, se formó la coalición del Frente Popular y la CNT no aconsejó, en esta ocasión, la abstención de sus afiliados, favoreciendo con ello el triunfo electoral de la izquierda.

Al comenzar la Guerra Civil en 1936, la CNT, en contra de sus ideas apolíticas y antiestatistas, que siempre a mantenido, participó en el gobierno republicano y en el de la Generalitat (órgano de gobierno autónomo de Cataluña). Los milicianos cenetistas consiguieron hacer frente a los sublevados en Cataluña y en Aragón. En las zonas que controlaron, pusieron en marcha la revolución social y realizaron las colectivizaciones en la industria y en el campo.

La derrota republicana en el conflicto significó la muerte o el exilio para la mayoría de los militantes, aunque la CNT continuó participando en la lucha contra el general y dictador Francisco Franco, desde el movimiento obrero y desde la guerrilla.

Tras la muerte de Franco (1975), en los años de transición, resurgió la CNT como central sindical. Legalizada, junto al resto de los sindicatos, en 1977, postuló el comunismo libertario y el anarcosindicalismo, manifestando su clara oposición a la dictadura franquista pero sin situarse de forma nítida al lado de las organizaciones defensoras del orden burgués establecido.

En la actualidad pese a no tener la fuerza que tuvo en otros tiempos, la CNT mantiene su presencia en diversos sectores y en conflictos que enfrentan a los trabajadores con la patronal.
Vídeo: Historia de UGT.


Vídeo: Trabajo sociedad y cultura: una mirada al siglo XX en Aragón. Historia UGT Aragón, Vídeo de la Exposición Trabajo Sociedad Cultura una mirada al Siglo XX en Aragón. Celebrada en Zaragoza en el año 2000.


Vídeo: Centenario CNT 1910-2010.


Vídeo: A las barricadas-Himno de la CNT (Ana Belén y Victor Manuel).