martes, 5 de octubre de 2010

Y con los cambios... llega la Revolución Industrial.



Hasta fines del siglo XVIII, la economía europea se había basado casi exclusivamente en la agricultura y el comercio. Lo que hoy llamamos productos industriales eran, por entonces, artesanías, como por ejemplo los tejidos, que se fabricaban en casas particulares. En una economía fundamentalmente artesanal, el comerciante entregaba la lana a una familia y ésta la hilaba, la tejía y devolvía a su patrón el producto terminado a cambio de una suma de dinero.

Esta forma de producción se modificó notablemente entre fines del siglo XVIII y mediados del XIX. El país donde comenzaron estos cambios fue Inglaterra. Allí se daban una serie de condiciones que hicieron posible que, en poco tiempo, se transformara en una nación industrial; lo que permitió impulsar la inventiva y aplicarla a la producción y a los transportes. Surgieron entonces los telares mecánicos, que multiplicaban notablemente la cantidad y la calidad de los productos, y los ferrocarriles y los barcos de vapor que trasladaron los productos de Inglaterra.

Vídeo: Cómo fue la Revolución Industrial. La Revolución Industrial, que dio comienzo en Inglaterra, fue una de las transformaciones más importantes de la historia de la humanidad.



Vídeo: La Revolución Industrial (siglo XVIII). Videoclip con fines educativos. Breve descripción de las transformaciones técnicas de la revolución industrial.



Vídeo: Revolución Industrial. En este corot video podremos ver rapidamente algunos procesos dados por la Revolución Industrial.