domingo, 11 de julio de 2010

"Manifestación pro estatut en Barcelona"...



Más de un millón de ciudadanos reinvindican Cataluña como nación.

europapress.es (11/07/2010).

Más de un millón de ciudadanos han salido a la calle este sábado para expresar su malestar e indignación por el recorte del Estatut en manos del Tribunal Constitucional y han inundado el centro de Barcelona en una marcha histórica con 'senyeres', 'estelades' (banderas independentistas) y pancartas con lemas como 'Som una Nació' (Somos una nación).

Un millón cien mil personas, según la Guardia Urbana, y un millón y medio, según Òmnium Cultural --entidad organizadora--, se han manifestado contra el recorte del texto y en defensa de Cataluña como nación por las calles de la capital catalana y en un ambiente muy caluroso.

Han abundado las proclamas por la independencia de Cataluña a lo largo de toda la marcha, y en varias pancartas se podían leer lemas como 'Nuestra sentencia es la independencia' y 'Adiós España'.

Para la Generalitat, esta cifra de participación, que ha valorado de forma muy positiva, evidencia que Cataluña es "un pueblo dolido, herido e indignado" con una sentencia "impropia e injusta".

La marcha arrancó bastante puntual, pasadas las 18.00 horas, pero avanzó muy lentamente debido a la gran afluencia de manifestantes que se habían colocado delante de la cabecera.

Al frente, detrás de una gran 'senyera' de 250 metros cuadrados flanqueada por los lados por pancartas que rezaban 'Somos una nación; Nosotros decidimos', caminaron el presidente de la Generalitat, José Montilla; el del Parlamento regional, Ernest Benanch, junto a los ex presidentes Jordi Pujol y Pasqual Maragall, y los ex presidentes del Parlament, Heribert Barrera y Joan Rigol.

A su llegada, Montilla fue recibido por algunos manifestantes situados en primera línea al grito de 'Independència' y cánticos independendistas. La manifestación discurrió sin incidentes, si bien el propio Montilla tuvo que ser escoltado tras disolverse la cabecera, a la altura de Gran Vía, cuando un grupo de independentistas le ha increpado. El presidente entró en la Consejería de Justicia y pocos minutos después abandonó el edificio en su coche oficial. (...)

Multitudinaria manifestación en Barcelona contra la sentencia del Estatut