miércoles, 16 de junio de 2010

La Unión Europea, hoy... Portugal.





Portugal, oficialmente la República Portuguesa, es un país soberano miembro de la Unión Europea, constituido como un estado democrático de derecho. Su territorio, con capital en Lisboa, está situado en el sudoeste de Europa, en la Península Ibérica. Limita al este y al norte con España, y al sur y oeste con el océano Atlántico. Comprende también los archipiélagos autónomos de las Azores y de Madeira, situados en el hemisferio norte del océano Atlántico. El nombre de Portugal, se cree deriva del latín "Portus Cale", antiguo nombre de Oporto.

Portugal ha sido testigo de un flujo constante de diferentes civilizaciones durante los últimos 3.100 años. Tartesos, celtas, fenicios y cartagineses, griegos, romanos, germanos (suevos y visigodos), musulmanes, judíos y otras culturas han dejado huella en la cultura, historia, lenguaje y etnia. Durante los siglos XV y XVI, Portugal fue una potencia económica, social y cultural mundial, así como su imperio, que se extendía desde Brasil hasta las Indias Orientales. Es un país desarrollado miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y miembro fundador de la Eurozona, la OCDE, la OTAN y la CPLP. Portugal se encuentra entre los 20 países del mundo con mejor y mayor calidad de vida.

Vídeo: Oporto con Alfonso González.



Vídeo: VIAJE - ISLAS AZORES - PORTUGAL - MUCHOVIAJE.COM .



Vídeo: Funchal, Madeira.






"25 años de España y Portugal en la Unión Europea".

elcorreo.com (12/06/2010).

El 12 de junio de 1985, hace un cuarto de siglo, España y Portugal firmaron el Acta de Adhesión a la entonces llamada Comunidad Europea. El 1 de enero de 1986 el ingreso se convirtió en efectivo. Culminaron de la mano una carrera en la que Portugal siempre fue por delante. Se despojó de su monarquía dos décadas antes que España, estableció un régimen fascista en 1928, una década antes que Franco, en 1939, y recuperó la democracia mediante la Revolución de los Claveles en 1974, dos años antes que España, tras la muerte del dictador en 1975.

España y Portugal habían estado "de espaldas voltadas" durante siglos, desde que la antigua Lusitania de los romanos se convirtió en el más antiguo Estado europeo, sin variación en sus fronteras, y en esencias étnicas, lingüísticas y religiosas, desde la madurez del siglo XIII. España, por su parte, se forjó a fuerza de matrimonios y "reconquistas", alianzas voluntarias y obligadas, dejando como resto una impresionante variedad cultural todavía digna de estudio y causa de desacuerdos. Veinticinco años después de su ingreso en la UE, los portugueses han olvidado que "de Espanha, ni bon vento, ni bon casamento".

Hasta su ingreso en la CE, Portugal y España compartieron un sueño europeísta una vez fenecieron las dictaduras salazarista y franquista. Portugal se apresuró a borrar su tradicional "espléndido aislamiento" (a pesar de ser insólito miembro fundador de la OTAN). Había sobrevivido bajo el espejismo de su neutralidad de la II Guerra Mundial, la desproporción de sus colonias africanas y la saudade que produce estar encajonado entre España y el mar, lejos de Inglaterra, su ansiado aliado. España, por su parte, recordó con energía las palabras de Ortega y Gasset: «España es el problema, y Europa es la solución».

Pocos casos de ingreso en la UE se pueden situar a la altura del entusiasmo luso-hispánico y de su diligencia en hacer los deberes escolares. Los dos Estados peninsulares anhelaban ser aceptados en el club exclusivo que se ha convertido en el punto de referencia obligatorio para cualquier experimento de integración regional, a pesar de sus problemas, períodos de "euroescleroris" y crisis económicas cíclicas, como la grave de hoy. Como dijo una vez el malogrado ministro de Asuntos Exteriores español Francisco Fernández Ordóñez, «fuera de la UE hace mucho frío».

Vídeo: Himno de la Unión Europea. Víctor, Ana, Miguel Ríos y Serrat - "Himno a la alegría" (directo).

Fenómeno musical indiscutible de la música española e internacional surgido en el año 1969, en el disco 'Mira hacia ti', que Miguel Ríos grabó después de un todavía breve recorrido como rockero. Dicho año se produjo algo insólito en la música del país que le dió un rotundo giro a su carrera artística, convirtiendo a este tema en el mayor éxito de su trayectoria musical, sin estar vinculado al rock, su género prioritario.

'Himno a la alegría' nació bajo la idea de la adaptación musical del último movimiento de la novena sinfonía de Beethoven. Dicha creación, en la voz de Miguel Ríos, hizo posible algo realmente prodigioso que trascendió a nivel internacional.

En el año 1970, este tema fue el acontecimiento musical en multitud de lugares del planeta, vendiendo más de diez millones de copias en todo el mundo, llegando a ser número uno en Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido o Alemania y triunfando en otros importantes países como Japón, Austria, Holanda, Suecia o Canadá.

La canción ya pertenece a la memoria colectiva de España y es todo un himno a la esperanza y la utopía, que pretende lanzar un rayo de luz a este terrible mundo en el que vivimos.

Durante esta gira común del cuarteto de oro, que arrasó en toda España y América Latina, Miguel la interpretó junto a Víctor Manuel, Ana Belén y Joan Manuel Serrat, protagonizando uno de los momentos más emotivos y especiales, ya en la última parte del concierto.

Lugar: Plaza de Toros de Las Ventas en Madrid. Fecha: septiembre - 1996.



Vídeo: Veinticinco años en la Unión Europea. 13 de junio de 2010 — Imágenes del acto conmemorativo del XXV aniversario del ingreso de España y Portugal en la Unión Europea celebrado en el Palacio Real.