viernes, 19 de febrero de 2010

Condenadas por primera vez en Malasia tres mujeres a ser golpeadas por adulterio...





La sentencia ya se ha ejecutado y también se ha aplicado contra cuatro hombres por tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

LAVANGUARDIA.es (18/02/2010).

En Malasia tres mujeres y cuatro hombres fueron condenados por primera vez a recibir golpes por haber mantenido relaciones sexuales sin estar casados, un caso que hoy denuncian indignados los grupos de derechos humanos del país asiático.

La sentencia se ejecutó la semana pasada, pero el ministro del Interior lo dio a conocer ayer miércoles. Las tres mujeres sufrieron el castigo el pasado 9 de febrero en el interior de una prisión para mujeres en las afueras de la capital Kuala Lumpur tras ser halladas culpables de Qalwat –palabra de jurisprudencia islámica que significa adulterio-. Dos de las mujeres recibieron seis golpes y otra cuatro.

Es la primera vez que las mujeres en Malasia, un país musulmán, son condenadas a golpes.

Los hombres también fueron condenados.

"Espero que esto no sea mal entendido en la medida que su acto -el adulterio- profana la pureza del Islam", ha declarado el ministro del Interior, Hishammuddin Hussein, citado por los medios locales. "El castigo tiene como objetivo educar y dar la oportunidad a aquellos que han faltado para volver al recto camino", ha añadido, señalando que ninguna de las mujeres sufrió heridas.

El ministro indicó que las tres mujeres y los cuatro hombres recibieron los bastonazos en aplicación de juicios realizados en diciembre por tribunales religiosos, que en Malasia funcionan paralelamente a los tribunales civiles.

"Se trata de violencia del Estado contra la mujer", denunció Ivy Josiah, directora de la organización que lucha por los derechos de la mujer. "Estamos en contra categóricamente de la condena a una paliza", añadió.

La organización "Sisters in Islam" vio en ello una infracción de la legislación civil, que descarta las palizas como condena para las mujeres. Además señala que, dando a conocer el caso cuando ya se ha ejecutado la sentencia, el gobierno intentó esconder "un trato denigrante e injusto a la mujer", añadió la directora de la organización, Hamidah Marican.

El año pasado una musulmana de 33 años fue condenada a recibir golpes por haber bebido cerveza. El alcohol está prohibido para los musulmanes. El caso causó indignación en todo el mundo. La sentencia todavía está pendiente de ejecución.

Vídeo: Conferencia de mujeres musulmanas por la igualdad de género en Malasia.


WebIslam