lunes, 8 de febrero de 2010

Acercamiento a la colonización de Asia...




Sin embargo… cómo se llevó a cabo el proceso colonizador que forjará los grandes imperios en estudio. VEAMOS; empecemos la colonización de Asia, en la India, en el centro del continente y en su extremo oriente; y sigamos con la colonización de Oceanía y del continente africano con su sistema de colonización.

Al acercarnos al estudio de la colonización de Asia, debemos recordar que en el siglo XVII se expulsó a los misioneros y se persiguió a los cristianos en este continente. Desde entonces, se prohibió la entrada a los occidentales a los territorios asiáticos. Poco a poco, Inglaterra y Francia se fueron abriendo camino en el siglo XIX. Esto dio lugar a cambios. Los asiáticos se vieron obligados a abrir sus puertas, produciéndose el asentamiento de los occidentales.

Estos asentamientos produjeron importantes cambios, transformaciones; las principales fueron de orden cultural, económico, político (los europeos impusieron su ideología: liberalismo, socialismo…), sus sistemas de producción (los ingleses transforman la producción de la India), sus sistemas sociales, sus técnicas y sus avances en el medio de las comunicaciones y de los transportes.

La colonización de Asia se produjo en diversos sectores geográficos por las potencias occidentales; empecemos por el sur del continente asiático, por la Península Indostánica, es decir por la India.

La colonización de la India, ocurrió a mediados del siglo XVII. Los ingleses, que aún tenían las colonias americanas, empezaron a tener en cuenta el continente asiático. Poco a poco, fueron echando a los franceses del golfo de Bengala. La conquista la llevó a cabo la Compañía de las Indias Orientales o Compañía Oriental de la India.

Entre mediados del XVIII y mediados del XIX, todo el territorio estaba en manos de la Compañía. En 1857 se produjo la rebelión en Delhi o "Rebelión de los cipayos" (soldados de la Compañía de origen indio), por motivos religiosos; al final, tuvo que intervenir el ejército británico en 1861, terminando por conseguir el control de la situación.

El gobierno inglés decidió dirigir el territorio directamente y estableció dos instituciones: a) Virrey en Calcuta, b) Secretaría en Londres. Finalmente, en 1877 Disraeli (Primer Ministro inglés) decidió convertirlo en Imperio y así la reina Victoria se convirtió en emperatriz de la India.

Pero, dejemos el sur del continente asiático y situémonos en el centro, en la zona fronteriza con el oriente europeo, en contacto con el Imperio Ruso.

En la colonización del centro de Asia jugó un papel importante el Imperio Ruso. Su expansión se produjo hacia el sureste de los Urales, en el Turquestán, estableciéndose en la ciudad de Samarkanda. Los rusos se acercaron mucho a los ingleses, lo que produjo que entre ambas fuerzas quedara Afganistán, decidiendo ambos convertirlo en un estado tapón. Luego, el Imperio Ruso se expandió hacia el este, hasta el río Amur, territorio chino, forzando a los chinos a cederles la Provincia Marítima (entre el Amur y Corea), fundando Vladivostok, que posteriormente será Port Arthur.

Del centro del continente, nos dirigiremos, en esta ocasión, más al este, concretamente al extremo oriente asiático.

En este sector, es decir en el extremo Oriente, desde 1850 Francia está en Indochina. Durante los tiempos de Napoleón III, los franceses hicieron una expedición junto con los españoles, la «Expedición a la Cochinchina», empezando la verdadera colonización en los años 80.

La zona de Vietnam estaba dividida en Tonkin y Annam. Al principio, Francia estableció un protectorado y en 1888 llevó a cabo la ocupación definitiva, obligando a los habitantes a firmar el tratado de Hue por el cual ocuparon todo Vietnam, Camboya y Laos.

Ya dueños del lugar, los franceses, constituyeron la Unión Indochina desde 1896, quedando como único estado libre de presencia europea, Siam (actual Tailandia).

Los ingleses incorporaron Birmania a la India, por razones estratégicas para evitar la expansión de Francia, y los holandeses ocupan Insulindia, actual Indonesia.

Sigamos con nuestro viaje; ahora centrémonos en China, en la legendaria y antigua China…

En la colonización de China el protagonismo la llevó Inglaterra. Este país europeo intentó entrar en los puertos chinos con sus barcos cargados de opio, pero los chinos negaron el acceso, siendo el motivo que aprovecharon los ingleses para emprender la «Guerra del opio» (1839).

RECORDEMOS del curso pasado…

Las Guerras del Opio, también conocidas como las Guerras Anglo-Chinas, fueron dos guerras que duraron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860 respectivamente, el punto culminante de los conflictos comerciales entre la China y el Reino Unido. El contrabando británico de opio de la India Británica hacia la China y los esfuerzos del gobierno chino para imponer sus leyes contra las drogas llevaron al conflicto. Francia luchó al lado de Gran Bretaña en la segunda guerra.

La derrota de la China en las dos guerras forzó al gobierno a tolerar el comercio del opio. El Reino Unido coaccionó al gobierno a firmar Tratados Desiguales, abriendo varios puertos al comercio exterior y entregándole Hong Kong a Gran Bretaña. Portugal siguió a Gran Bretaña y forzaron términos de intercambio desiguales para la China (Tratado de Nankín, cesión de Hong Kong a Gran Bretaña y ampliación de Macao para Portugal). Esta humillación por obra de potencias exteriores contribuyó a la Rebelión Taiping (1850–1864), la Rebelión Boxer (1899–1901), y la caída de la Dinastía Qing en 1911.

Pues bien; retomemos la información de la colonización de China…

Finalmente triunfaron los europeos y se firmó el Tratado de Nanking en donde los chinos se comprometieron a abrir unos cuantos puertos (Shangai, Ning-Po y Fu-Chou), además, cedieron algunos territorios como Hong-Kong, Macao….

A esta ocupación, acudieron otros países orientales, como Japón que se apoderó de Corea (1894) y obligó a Rusia a ceder Port Arthur.

En China, se produjeron algunas rebeliones. La más fuerte fue en el año 1900 con la llamada «Rebelión de los Boxers», grupos antioccidentales apoyados por el gobierno. Los europeos mandaron un ejército conjunto al frente del general Waldersee.

Finalmente, China como imperio duró hasta 1911; murió la emperatriz, y se estableció una República.

Vídeo: "55 días en Pekín". 1900, Revolución de los Bóxers. 55 días en Pekín.



Vídeo:"El último Emperador". Vídeo homenaje a la Banda Sonora Original de la película "El Último Emperador" (The Last Emperor), compuesta por Ryuichi Sakamoto y David Byrne en 1987.



Vídeo: Expansión imperialista japonesa (1870-1941). En 1867 Mutsu-Hito accede al trono imperial del Japón. Con ello da comienzo la era Meiji, caracterizada por la modernización del país y su conversión en una potencia imperialista....