lunes, 11 de enero de 2010

Las Revoluciones liberales - burguesas del siglo XIX...



Las revoluciones de 1820, 1830 y 1848.

Tras los fracasos militares de Napoleón, cuyo imperio representaba los éxitos de la revolución burguesa, la Restauración propiciada por Metternich desde Viena, y la coalición de potencias legitimistas denominada la Santa Alianza intentaron recuperar los derechos de las monarquías absolutas y eliminar cualquier vestigio de liberalismo político en Europa. Sin embargo, muy pronto se produjeron nuevas revoluciones, inicialmente reprimidas, que terminaron por imponer de forma estable el sistema liberal tras medio siglo de convulsiones.

Oleada revolucionaria de 1820: La labor de las sociedades secretas de carácter masónico (como los carbonarios) y los pronunciamientos militares instauraron breves períodos constitucionales, pero la Santa Alianza consiguió reprimir (salvo en Grecia e Hispanoamérica) estos brotes liberales mediante el uso de la fuerza, como sucedió en el caso español a través del ejército denominado "Los cien mil hijos de San Luis".

Revoluciones de 1830: Pese a los esfuerzos de las potencias legitimistas y de los intelectuales contrarrevolucionarios (De Maistre, Donoso Cortés), la revolución liberal se abría paso en toda Europa. La siguiente explosión se inició en París, donde produjo un cambio de dinastía, y desde allí se extendió a otros puntos del continente, adoptando en ocasiones un tono moderado basado en la defensa de la propiedad privada (liberalismo doctrinario).

. Las dos fases de la revolución de 1848: Si bien comenzó como una revolución burguesa más, en muchos lugares, y en París de forma destacada, las clases populares y el proletariado terminaron enfrentándose a la propia burguesía, exigiendo el sufragio universal y la democracia. La lucha política se entablaba entre los propietarios y los no propietarios, entre la burguesía y el proletariado.

Pero RECORDEMOS... centrémonos hoy para retomar el trimestre anterior en la Revolución de 1848.



Las revoluciones de 1848...

La oleada revolucionaria de 1848 se inició -al igual que la de 1830- en Francia y se extendió a continuación por gran parte de Europa. Es conocida con el nombre de "primavera de los pueblos".

Sus causas fueron:

La crisis económica desatada en Francia en 1847 como consecuencia de una serie de malas cosechas, en especial la de patatas, alimento básico para las clases populares. La crisis agraria influyó en los sectores industrial y financiero, llevando al paro a muchos obreros.

La negación de derechos y libertades a importantes sectores de la sociedad francesa: la monarquía de Luis Felipe de Orleans sólo satisfacía los intereses de la alta burguesía, en tanto que la pequeña burguesía como el proletariado quedaban política y económicamente desatendidos.

Hay que distinguir entre los sucesos de Francia y el resto de Europa: Hoy veremos en FRANCIA.

En febrero la insurrección, protagonizada por sectores pequeño-burgueses, obreros y estudiantes forzó la abdicación de Luis Felipe y la proclamación de la IIª República bajo un régimen de acusado matiz social que implementó las siguientes medidas: sufragio universal masculino (frente al censitario), libertad de prensa, libertad de asociación y derecho al trabajo.

Revolución de 1848 en París:

El gobierno provisional contó por primera vez con miembros socialistas (Louis Blanc) que implantó la jornada laboral de 10 horas. Además, con el fin de mitigar el paro obrero (más de 100.000 desempleados solo en el distrito de París) fueron creados los Talleres Nacionales, impulsados desde el Estado, si bien constituyeron un fracaso y fueron clausurados tras pocos meses de funcionamiento.

En junio la revolución se radicalizó y la pequeña burguesía que había estado del lado de las clases obreras se alió con la alta burguesía. La lucha contra el absolutismo se transformó en una lucha interclasista entre burgueses y obreros que se saldó con una fuerte represión (más de 1.500 ejecutados).

Napoleón III:

Tras la aprobación de la Constitución fue nombrado presidente de la República Luis Napoleón Bonaparte, sobrino de Napoleón, quien en 1852 se proclamó emperador con el nombre de Napoleón III, dando al traste con la mayor parte de las reivindicaciones revolucionarias e inaugurando el Segundo Imperio francés.

Vídeos: LA FAMILLE IMPERIAL DU SECOND EMPIRE (La familia imperial del Segundo Imperio).