miércoles, 8 de abril de 2009

Hoy, algo más al sur de nuestro archipiélago canario...



Las islas del archipiélago de Cabo Verde se caracterizan por su topografía montañosa y árida, casi lunar, y unas costas azotadas por el viento.

Su paisaje desértico desprende una gran belleza y sosiego, y algunas de las islas poseen una vegetación abundante.

Existen buenas oportunidades para practicar el submarinismo y el senderismo y una gran cantidad de rincones tranquilos en los que perderse.

Los isleños conforman un crisol de influencias africanas, portuguesas, mediterráneas y latinas cuyo resultado ha generado una etnia típicamente caboverdiana.

El turismo organizado ha logrado establecerse, pero Cabo Verde sigue siendo autónomo y se conserva intacto.