viernes, 12 de febrero de 2010

Otras historias de este tema de próximo control... El Oeste americano...


La historia humana es, esencialmente, escenario de conflictos: conflictos entre estados, entre clases y grupos sociales, entre intereses económicos, entre ideologías y visiones del mundo.

Pero una modalidad particular de enfrentamiento lo constituyen los choques de culturas, el súbito encuentro entre civilizaciones diferentes, entre "nosotros" y los "otros".

Comienza a operar, entonces, el fenómeno de la aculturación, entendido como el conjunto de prácticas de interacción que resultan del contacto entre dos o más culturas, de los que generalmente no está ausente la violencia, la opresión, la intolerancia, la destrucción de la diferencia.

En un mundo globalizado, en el que, sin embargo, persisten núcleos irreductibles de intolerancia, el estudio de los choques de culturas constituye una interesante oportunidad de reflexión para docentes y estudiantes.

La llamada conquista del Oeste tuvo, al margen de sus aspectos míticos y cinematográficos, una notable importancia económica: implicó la incorporación al circuito capitalista de cientos de miles de hectáreas de tierras aptas para la agricultura y la ganadería.

Esta producción agropecuaria permitió que el este de los EE.UU. se especializara en la producción industrial capitalista y, al mismo tiempo, exportar alimentos en el momento en que la economía occidental iniciaba la Segunda Revolución Industrial.

Exactamente la misma importancia tuvo la Conquista del Desierto en Argentina, aunque caracterizada por un menor carácter épico, debido a que el número de indígenas era menor y el desequilibrio de poder militar, mucho mayor.