lunes, 2 de marzo de 2009

La mujer y el trabajo ( IV ) ... (España).


Durante la República (1931 – 1936) a la mujer se la había incluido en todos los programas el principio de igualdad jurídica.

La mujer había logrado un grado de independencia económica, legal y sexual mayor que nunca, dándole por lo menos la oportunidad de seguir luchando por ella. Terminada la Guerra Civil, la posguerra supuso para la mujer un gran retroceso para su formación y posterior independencia, destruyendo toda esperanza de emancipación e igualdad jurídica en un futuro próximo.

La época franquista supuso para la mujer una vuelta a trás, iba a volver a parecerse, sorprendentemente, a la mujer de la vieja España.

El Estado, en especial, prohibirá el trabajo nocturno de las mujeres, regulará el trabajo a domicilio y liberará a la mujer casada del taller y de la fábrica.

El nuevo Estado no sólo se preocupó de liberar a la mujer de la esclavitud de la fábrica; también se preocupó de “liberar” a la mujer educada de un trabajo prestigioso y lucrativo.

En los años cuarenta se le cerraron los siguientes puestos para la mujer: abogado del Estado, agente de cambio y Bolsa, médico del Cuerpo Facultativo de prisiones, técnico de aduanas, inspector técnico de Trabajo, fiscal, juez, magistrado, y también fue excluida de las oposiciones al Cuerpo Diplomático, Cuerpo de Registradores de la Propiedad y Cuerpo de Notarios.

La carrera que se daban a las mujeres más oportunidades era la de Magisterio.