martes, 24 de marzo de 2009

Francisco de Goya y Lucientes... ( IV ).



Goya fue llevado a la Corte por su cuñado Francisco Bayeu, pintor de Carlos III desde 1767 con sueldo de 24.000 reales anuales. Sus clientes fueron personas vinculadas al entorno regio aunque no faltaron retratos pintados para amigos y paisanos.

Sus principales clientes fueron Carlos III y Carlos IV a los que sirvió como pintor de cámara desde junio de 1786, con sueldo de 15.000 reales anuales que creció hasta 50.000 en 31 de octubre de 1799, al ser nombrado primer pintor de cámara.

Para los reyes fueron el magistral retrato colectivo "La familia de Carlos IV" (1800-1801, Museo del Prado) y los soberbios retratos a caballo de Carlos IV (1800-1801, Prado) y María Luisa de Parma (1799, Prado).

"La familia de Carlos IV" es un cuadro paradigmático: no hay un foco, aunque se resalta a los reyes y al sucesor, el Príncipe de Asturias. También se destaca lo doméstico de la escena: hay una figuración de la Corte, pero, sobre todo, una familia modelo según las ideas de la Ilustración.