lunes, 23 de marzo de 2009

Francisco de Goya y Lucientes... ( III ).



Goya, sus gustos burgueses y su posición económica...

Goya, que no tuvo una juventud fácil, pues su familia pasó por dificultades económicas, se propuso triunfar como pintor y hacerse con un patrimonio sólido.

Fue un auténtico burgués en sus gustos, amante de las comodidades (ropas, coches, etc.), y supo invertir bien las abundantes sumas que ganó con sus empleos y honores en la Corte y con los retratos de encargo para aristócratas, burgueses y altos cargos de la administración real.

Goya supo disfrutar de lo que ganaba pintando. Tras unos difíciles comienzos, a partir de la década de 1780 el sueldo de profesor de la Academia de San Fernando, las remuneraciones como pintor de cartones para tapices y los sustanciosos emolumentos por sus retratos le permitieron llevar una vida acomodada. Ésta se vio favorecida por el sueldo de pintor de cámara (25.000 reales de vellón al año), que se duplicó cuando fue nombrado Primer Pintor de Cámara en 1799.