jueves, 11 de diciembre de 2008

Maximilien de Robespierre, "El Incorruptible"...


Maximilien François Marie Isidore de Robespierre o mejor conocido simplemente como Maximilien de Robespierre fue uno de los más importantes líderes de la Revolución Francesa.

Desde su entrada en el movimiento revolucionario se dedicó a defender la causa revolucionaria y la nueva república a capa y espada, sin importar cuan radicales fueran las medidas tomadas ni la cantidad de sangre derramada.

Debido a sus fuertes tendencias de rectitud y moral (a las que muchos de sus contemporáneos no pudieron ajustarse) se le conoció como “El Incorruptible”. Sin embargo, la virtud fue la desgracia de Robespierre, ya que el régimen del terror que había instaurado se volvió en su contra después de la batalla de Fleurús, cuando dejó de existir la amenaza a la república y una coalición cansada de soportar su estricta moral y el régimen de terror impuesto, lo depusieron y finalmente lo mandaron a la guillotina.

Su cadáver decapitado, junto con sus demás amigos y correligionarios, fue inhumado en una fosa común del cementerio de Errancis. Su cabeza, junto con la de los demás, metida en un baúl de madera que desapareció.

En 1840, algunos Robespierristas procederán a buscar su cuerpo en el subsuelo del cementerio de Errancis, cerrado desde hace 30 años, sin jamás descubrirlo.

"Incorruptible" para algunos, "dictador sanguinario" para otros, permanece siendo un personaje tremendamente controvertido en la Historia.

El famoso Marqués de Mirabeau dijo de él en 1791: "¡Este hombre es peligroso, cree todo lo que dice!"

Vídeos 9 y 10.