jueves, 27 de noviembre de 2008

El primer día de Acción de Gracias...


Especial de La Voz (Noviembre 22, 2006).

Cuenta la historia que el primer invierno de estos hombres mujeres y niños fue terrible y que de 102 tripulantes que llegaron el 11 de diciembre del año de 1620 a Plymouth Rock, Massachuset, a bordo del Mayflower, perdieron la vida 46.

Luego de pasar tantas penurias y vicisitudes, al año siguiente de su llegada los Peregrinos tuvieron una excelente cosecha y decidieron celebrarlo de una manera muy especial junto a los 91 indígenas que les ayudaron a sobrevivir durante ese primer año. Se cree que sin la ayuda de los nativos los Peregrinos no hubieran podido conseguirlo. Aquel Primer día de Acción de Gracias fue una fiesta muy similar a las celebradas en Inglaterra en aquella época para celebrar el final de las cosechas y duró tres días.

Para la provisión de diversos alimentos para el banquete, el Gobernador William Bradford envió cuatro hombres para cazar algunos patos salvajes y gansos. No está comprobado que los pavos salvajes formaran parte del banquete, aunque sí lo está que comieron carne de venado. El término pavo era usado por los Peregrinos para denominar a cualquier clase de ave salvaje. Además se incluyeron otros manjares como bayas, berro, almejas, ciruelos y frutos secos.

Según la historia, en esta primera celebración no se incluyó el pavo, ni la salsa de arándano, ni la torta de calabaza, que son los platos favoritos del Día de Acción de Gracias moderno.

Es por esta razón que en el cuarto jueves de noviembre los estadounidenses hacen una pausa para festejar una de las más antiguas tradiciones de la nación. La historia de este día se remonta al Pacto Mayflower de 1621, cuando los Peregrinos dan las gracias por sus cosechas y comparten sus riquezas. El significado de ese momento se tornó en celebración y aún es motivo de inspiración.

Cada año, las viejas leyendas se recuerdan y se revive el espíritu con el que se enfrentaron los Peregrinos ante todo tipo de adversidades: el dramático viaje en el Mayflower y el terrible primer invierno. Para después, celebrar el glorioso triunfo de la supervivencia junto a los nativos que les ayudaron a superar los momentos difíciles.

El legado mítico de los Peregrinos comenzó a desarrollarse a finales del siglo dieciocho, y se convirtió en una tradición popular y persuasiva, que ocupó un lugar privilegiado en el folklore americano. La leyenda de los Peregrinos comenzó a desarrollarse entonces de una manera diferente de la realidad histórica que realmente se conocía. Para mediados del siglo 20, el mito de los Peregrinos estaba tan fuertemente arraigado en la cultura popular, que eran muchos los americanos que sentían conocer como eran esos hombres y mujeres, lo que significaron aquellos acontecimientos en sus vidas y como los habían vivido.

A través de aquellas historias conocidas por todos, los Peregrinos pasaron a ocupar un lugar mucho más destacado en la mitología nacional de lo que realmente lo habían hecho en la historia.

Los colonizadores de Plymouth eran gentes ordinarias que jugaron un pequeño, pero virtuoso, papel en la historia, y que dejaron unas pocas huellas tangibles tras ellos. No fueron sólo sus vivencias las que tuvieron un efecto tan penetrante y persistente en las generaciones siguientes.Fueron sus leyendas las que trajeron aquellos hechos pasados al presente. Es en ese sentido, en el que su leyenda tiene significado para todos aquellos que intentan comprender en qué consiste este país. En un primer momento la imagen de los Peregrinos fue invocada como símbolo del establecimiento de la nación americana, una tradición inventada para proveer de significado y legitimidad a la nueva empresa que se emprendía.

Los Peregrinos se convertían así en los antecesores espirituales de todos los Americanos, y precisamente esa es la razón que más legitima la leyenda de los Peregrinos, ya que la historia a veces no puede revelar el pasado con exactitud, mientras que las leyendas pueden proveernos de un sentido para nuestras vidas.

Pero hablando de historia y tradición, es aquí donde se origina la Fiesta de Acción de Gracias, una de las celebraciones que más reúne a la familia norteamericana , cuando más congestionados están los aeropuertos y ni que decir de las fabulosas compras del día siguiente.