martes, 11 de noviembre de 2008

Aspectos coloniales españoles...



La estructura colonial americana tenía como eje articulador de la economía, el comercio de exportación – importación. A lo largo del siglo XVIII el comercio sufrió una serie de modificaciones debido principalmente a que la competencia inglesa en el Atlántico había provocado una crisis general en las finanzas del Imperio Español.

Después de la Guerra de Sucesión Española, Inglaterra si bien no impuso su candidato en la mesa de negociaciones logró su objetivo: introducir en el mercado colonial Iberoamericano un navío de permiso con 500 toneladas de mercaderías y obtener la concesión del tráfico negrero desplazando de esta forma a su antigua rival Francia, unida en ese entonces a España por lazos de familia.

Los Borbones iniciaron su reinado en España a principios del siglo XVIII e impusieron una nueva mentalidad, y a diferencia de los Austrias estaban decididos a retomar el poder y recuperar el dominio sobre los administradores coloniales.

Un hecho significativo, como la ocupación de la Habana por los ingleses en el año 1762 motivó a Carlos III a aumentar los situados de plata que enviaba al Caribe para satisfacer los gastos militares y construir una serie de fortalezas estratégicas en los principales puertos, a la par que decidió implementar una serie de modificaciones a su sistema fiscal para limitar el contrabando. No obstante, la base del sistema mercantil siguió siendo un comercio controlado donde el juego de la oferta y la demanda quedaban desvirtuados.

Fue especialmente dicho monarca quien se preocupó por reorganizar el Estado e incrementar los recursos de España mediante una mejor administración y una eficiente recaudación fiscal, además de fomentar el comercio y la minería, pilares de la economía colonial. Esta toma de conciencia de la situación en las colonias y la avanzada de Inglaterra sobre las posesiones americanas ya sea desde el punto de vista legal o informal a través de sus testaferros tanto en Lisboa como en Cádiz, llevó a los pensadores españoles no sólo a tener en cuenta lo administrativo y lo económico.