martes, 14 de octubre de 2008

“El diario de Sejmet”





Realizado por: Amanda Valdivia Plasencia, 4º E.S.O. (C).


Yo Sejmet, hija de Semerket y de su esposa Hetefras, escribo esto para mí, junto a los cañaverales del río Nilo.

Vivo en Tebas, porque en el mundo no existe otro lugarigual. Amón recorre el cielo de poniente a levante mientras los mercaderes vocean sus mercancías. A lo lejos, las columnas del templo de Amón deslumbran y compiten con el dorado de los obeliscos, mientras el perfume del incienso lo llena todo.

Nací durante el reinado del gran faraón Amenhotep III y su esposa, la reina Tiy, grandes soberanos del alto y bajo Egipto.

La época de la siembra y de las inundaciones. Mi padre, Semerket, había ofrecido sacrificios en el gran templo de Amón pidiendo un hijo, pero mi madre Hetefras, acudió al templo de Ra y sacrificó un esclavo a la diosa Sejmet, y luego… nací yo.

De todos los Dioses de Egipto yo elegí a la diosa Sejmet, porque Sejmet, quiere decir “La poderosa”. Una Diosa con cabeza de leona, hija del Dios Ra, temida por todos, por ser la Diosa de la guerra. Eso quisiera ser yo, una guerrera, pero aquí estoy, pasando los días plácidamente dictando mi libro, al escriba Ptahar, para que sea contado a mis descendientes.

No será más mi satisfacción, contaros cómo cada día, se levanta este reino del Dios Amón.

Nosotros, los egipcios, nos dedicamos a la agricultura; tenemos extensiones de tierra y numerosos ganados… pero sobretodo, tenemos a nuestro maravilloso Nilo, un regalo de Egipto, para nosotros, dado por el Dios Cmun, el Dios de las fuentes del Nilo, y cuidado por el Dios Sobek “El señor de las aguas"

Con el paso del tiempo hemos desarrollado: la escritura, la geometría, el álgebra, la meteorología y la astronomía, a la que debemos al Dios Thot, Dios de la sabiduría.

El pueblo Egipcio está dividido en la realeza, el pueblo y los esclavos.

Dentro del pueblo podemos encontrar a los ricos, con altas casas y lujosos objetos decorativos, os lo digo porque yo pertenezco a este grupo social. Mi padre Semerket es el gran líder militar de las tropas de Amenhotep III.

Mi madre como seguidora fiel de la Diosa Sejmet, ha procurado que yo, Sejmet, sea instruida en todas estas ciencias para que algún día pueda ser la suma sacerdotisa del templo de Sejmet.

Ahora os quiero hablar del templo de la vida, donde momificamos a los que se van con el Dios Osiris.

Cuando nos vamos con él, nos gusta en nuestro viaje acompañarnos de nuestros objetos personales y tener grandes riquezas a nuestro alrededor, claro que, estos privilegios sólo se nos permiten a los ricos y a la realeza.

Me despido de vosotros, hasta mañana, cuando el Dios Amón vuelva a su trono, así os contaré más cosas sobre la maravilla no revelada, el paraíso escondido…Bienvenidos a Egipto.