martes, 14 de junio de 2016

Hiroshima tras la bomba

El lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima el día 6 de agosto de 1945 cambió el mundo para siempre.


lunes, 6 de junio de 2016

El ángel que burló al Nazismo para salvar a cinco mil judíos.




Mucha gente conoce la historia del empresario alemán Schindler que salvó a 1.200 judíos del Holocausto, en gran medida gracias a la película de Spielberg protagonizada por Liam Neeson. Pues bien, Ángel Sanz-Briz, encargado de negocios de la embajada española en Budapest, salvó a más de cinco mil judíos en las narices del mismísimo Adolf Eichmann, que había sido enviado por Hitler en persona para supervisar el exterminio de los 800.000 judíos húngaros. ¿Cómo lo hizo? Ahora mismo lo veremos.

Ángel, el diplomático 

La vida de Ángel Sanz-Briz estuvo marcada, como por todas las de la época, por la Guerra Civil. Ángel era un diplomático de vocación, este zaragozano logró su ingreso en la Escuela Diplomática tras licenciarse en derecho, donde fue sorprendido por la contienda. No lo dudó, pues era un hombre que, tomada una decisión, la seguía hasta sus últimas consecuencias; se ofreció como soldado voluntario en el ejército nacional, participando en la guerra hasta el final de la misma.
Tras la guerra, Ángel pudo volcarse ya en lo que sería su vocación, logró terminar sus estudios y ser mandado a El Cairo en lo que sería su primer destino como diplomático. En 1942, cumplidos los 32 años y poco después de casarse con la que sería su esposa hasta la muerte, Adela Quijano, fue destinado a Hungría, un estado aliado de los alemanes pero que no participaba, en ese entonces, de las atroces técnicas de exterminio nazis.

Pero lo que prometía ser un destino tranquilo en un estado aliado y alejado de los combates se convirtió en la prueba más dura para la determinación del futuro Ángel de Budapest.
El Ángel de Budapest
En marzo de 1944, las fuerzas de la Wehrmacht entraron en Hungría y tomaron el control del país, ante la exasperación de las pocas tropas húngaras que no pudieron hacer nada por impedirlo. Inmediatamente la maquinaria nazi entró en acción: la boyante comunidad judía de Hungría se vio de pronto asediada y perseguida por Adolf Eichmann en persona, mano ejecutora de la temida Solución Final. Más de 565.000 judíos, entre naturales y refugiados del resto de Europa, fueron llevados a los campos de concentración, donde gran parte pereció.

Ante ese horror, Ángel decidió no permanecer impasible. Se aprovechó de su cargo como agregado comercial de la embajada española y de la posición de neutralidad que España mantenía frente a Hitler para empezar a salvar a judíos de la maquinaria de muerte. Según sus propias palabras:
"Conseguí que el Gobierno húngaro autorizase la protección por parte de España de 200 judíos sefardíes (...) Después la labor fue relativamente fácil, las 200 unidades que me habían sido concedidas las convertí en 200 familias; y las 200 familias se multiplicaron indefinidamente, con el simple procedimiento de no expedir salvoconducto o pasaporte alguno a favor de los judíos que llevase un número superior al 200".

 Es decir, que se aprovechó de una antigua ley ya abolida, por la cual los sefardíes tenían derecho a solicitar la ciudadanía española, consiguió que el gobierno húngaro le concediese un limitado número de pasaportes y se dedicó a salvar a todos los judíos que pudo, fuesen o no sefardíes.

Pero su audacia no terminó en expedirles pasaportes, sino que alquiló hasta cuatro edificios cercanos y les colocó el cartel de "Anexo a la Delegación Española", por lo que se convirtieron en lugares extraterritoriales, y guarneció en ellos a todos los judíos que pudo, así como en la misma embajada, donde encontraron cobijo un sin número de familias antes de ser evacuadas del país.
Arriesgó mucho, pese a la protección diplomática de la que gozaba: llegó a parar en persona trenes con destinos tan funestos como Auschwitz o Birkenau para sacar de allí a judíos que ya tenían sus pasaportes españoles. En otra ocasión uno de los edificios utilizados como refugio improvisado fue amenazado por las milicias húngaras, lo que forzó la precipitada evacuación de más de 300 refugiados. Al parecer Sanz-Briz hizo llegar ayuda material para los húngaros Transilvanos y de Bessarabia que estaban siendo encarcelados por la Unión Soviética, lo que le granjeó la amistad del jefe de la división provincial, que no dudó en interceder cuando los judíos de Ángel eran atrapados por las milicias húngaras. Al final logró salvar la vida de 5.200 personas.

Sin embargo, el avance de las fuerzas soviéticas hacia Hungría hizo peligrar toda la labor de Sanz-Briz, puesto que el gobierno español había decretado la retirada de todo el personal diplomático a Suiza. En esa circunstancia Ángel se vio forzado a abandonar Budapest, pero no sin antes dejar a un colaborador suyo, Giorgio Perlasca, encargado de los judíos. Perlasca era un ciudadano honorífico español que participó en la Guerra Civil. Falsificó unos papeles y se presentó como el embajador español (sin serlo), manteniendo a salvo a todos los judíos que pudo hasta la llegada de los Rusos en 1945.

Tras Budapest
Terminada la guerra, Ángel siguió con su carrera diplomática acompañado por su mujer y sus hijas. El gobierno español reconoció su valía, puesto que le enviaron a destinos de cada vez más categoría. Fue enviado a San Francisco y Washington, Lima, Berna, Bayona, Guatemala, La Haya, Bruselas y, en 1973, a Pekín (Siendo el primer embajador español en China). Su último destino fue en la embajada frente a la Santa Sede, en Roma, una de las embajadas con mayor prestigio de todas, donde, en junio de 1980, falleció.

En 1991 fue reconocido por el Museo del Holocausto de Israel como "Justo entre las Naciones", un título reservado a los no judíos distinguidos por sus virtudes en relación a Israel y a su ley. Hay una plaza en Zaragoza dedicada a él, y ha sido objeto de varios homenajes y reconocimientos, ninguno de los cuales se le otorgó en vida (recibió, de parte del gobierno húngaro, la Cruz de la Orden del Mérito de la República Húngara, y hoy en día su nombre aparece el segundo en una placa dedicada a los benefactores de los judíos en la sinagoga de Budapest).

En España poco se ha recordado a este héroe olvidado, apenas una emisión de un sello de correos (fue el primer diplomático en figurar en uno) y una placa en el portal de su casa en Madrid. Ángel Sanz-Briz es un nombre que ningún español debería olvidar. Al final de su exitosa carrera admitió que "lo que tuve el privilegio de hacer en Budapest fue lo más importante que he hecho en mi vida".

 

Biografía: Adolf Hitler.

Biografía de Hitler

 

domingo, 5 de junio de 2016

Ana Frank, "La Casa de atrás"...



Ana Frank es una niña judía que, durante le Segunda Guerra Mundial, tiene que esconderse para escapar a la persecución de los nazis. Junto con otras siete personas permanece escondida en la «casa de atrás» del edificio situado en el canal Prinsengracht n° 263, en Ámsterdam. 

Después de más de dos años de haber estado ocultos, los escondidos son descubiertos y deportados a campos de concentración. De los ocho escondidos, solo el padre de Ana, Otto Frank, sobrevive a la guerra. 

Después de su muerte, Ana se hace mundialmente famosa gracias al diario que escribió durante el tiempo en que estuvo escondida.

Acerquémonos a su historia...

Ana Frank nace el 12 de junio 1929 en la ciudad alemana de Fráncfort del Meno, donde la familia de su padre lleva viviendo varias generaciones. Margot, hermana mayor de Ana, es tres años mayor que esta. La crisis económica, el surgimiento de Hitler y el creciente sentimiento antisemita en la sociedad ponen fin a la tranquila vida de la familia. Otto Frank y Edith, su esposa, deciden – como muchos otros judíos – dejar Alemania.

Otto puede montar una empresa en Ámsterdam; la familia encuentra una vivienda en la plaza Merwedeplein. Las niñas van a la escuela, Otto trabaja duro en su fábrica y Edith se ocupa del gobierno del hogar. Cuando la amenaza de la guerra en Europa aumenta, Otto intenta emigrar con su familia a Inglaterra o a los Estados Unidos, pero dichos intentos fracasan. El 1 de septiembre de 1939, Alemania invade Polonia. Este es el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.
Por poco tiempo se piensa que los Países Bajos no se verán comprometidos en la guerra; sin embargo, el 10 de mayo de 1940, tropas alemanas invaden el país. Cinco días más tarde, los Países Bajos se rinden y el país es ocupado por los alemanes. Poco después, los ocupantes imponen medidas antijudías. Los judíos tienen prohibida la presencia en cada vez más sitios, Ana y Margot tienen que concurrir a una escuela exclusiva para judíos y Otto pierde su empresa.
Cuando fracasa un nuevo intento para emigrar a los Estados Unidos, Otto y Edith Frank deciden esconderse. En la «casa de atrás» del edificio donde funciona su fábrica, Otto prepara un recinto donde esconderse. Para ello, recibe la ayuda de Hermann van Pels – su empleado judío – y de sus empleados Johannes Kleiman y Víctor Kugler.
El 5 de julio de 1942 llega una citación por correo para Margot Frank: tiene que presentarse en un campo de trabajo en Alemania. Inmediatamente, al día siguiente, la familia Frank pasa a la clandestinidad. Una semana más tarde se agrega la familia Van Pels y, en noviembre de 1942, llega el octavo escondido: el dentista Fritz Pfeffer. Durante más de dos años permanecen escondidos en la Casa de Atrás.
Los escondidos no tienen que hacer ruido, sienten miedo con frecuencia y, bien o mal, tienen que pasar el tiempo juntos. Reciben ayuda de los empleados de oficina Johannes Kleiman, Víctor Kugler, Miep Gies en Bep Voskuijl, de Jan Gies, esposo de Miep, y de Johannes Voskuijl, jefe de almacén y padre de Bep. Estos ayudantes no solo proporcionan comida, ropa y libros a los escondidos, sino que también son su contacto con el mundo exterior.
Poco antes de tener que esconderse, Ana recibe un diario personal como regalo de cumpleaños, en el que comienza inmediatamente a escribir. Durante el periodo en que estuvo escondida, Ana escribe sobre lo que ocurre en la Casa de Atrás y sobre sí misma. El diario es un gran apoyo para Ana, quien también escribe en él cuentos cortos y colecciona citas de escritores en su «Libro de Frases Bonitas»
Cuando el ministro de educación neerlandés hace un llamamiento – a través de la radio inglesa – a conservar los diarios escritos durante la guerra, Ana decide elaborar el texto de su diario para convertirlo en una novela a la que llamará «La Casa de Atrás». Ana comienza con la reescritura, pero, antes de terminar es descubierta junto con los demás escondidos, y arrestada.
El 4 de agosto de 1944, los escondidos son arrestados, junto con los ayudantes Johannes Kleiman y Victor Kugler. Pasando por oficina central del Servicio de Seguridad alemán, la prisión y el campo transitorio de Westerbork [provincia de Drenthe, Países Bajos], los escondidos son deportados a Auschwitz. Los dos ayudantes antedichos son enviados al campo de Amersfoort [Países Bajos]. Johannes Kleiman es liberado poco después de su detención, Víctor Kugler consigue escapar del campo unos seis meses después de haber sido internado en él. Inmediatamente después de la detención, Miep Gies y Bep Voskuijl rescatan las hojas del diario de Ana, que han quedado en la Casa de Atrás. Pese a profundas investigaciones, hasta ahora no ha quedado claro cómo fue descubierto el escondite.
Otto Frank es el único de los ocho escondidos que sobrevive a la guerra. Durante su largo viaje de regreso a los Países Bajos es informado de que Edith, su esposa, ha muerto. Aún no sabe nada sobre sus hijas, y abriga esperanzas de poderlas volver a ver con vida. A principios de junio llega a Ámsterdam. Se dirige directamente a la casa de Jan y Miep Gies, con quienes vivirá durante siete años. Otto Frank intenta dar con sus hijas, pero, en el mes de julio, recibe la noticia de que ambas han muerto en el campo de concentración de Bergen-Belsen, a causa de enfermedades y penurias. Miep Gies le entrega entonces las hojas del diario de Ana. Otto lee el diario y encuentra en él a una Ana muy distinta de la que conocía. Está muy impresionado.
Ana escribió en su diario que, más tarde, quería ser escritora o periodista, y que quería editar su diario en forma de novela. Amigos de Otto convencen a este de la gran elocuencia del diario. El 25 de junio se edita el diario bajo el título de «La Casa de Atrás», en una tirada de 3.000 ejemplares. Le seguirían muchas reimpresiones, traducciones, una pieza teatral y una película.
Personas de todo el mundo toman conocimiento de la historia de Ana Frank. Durante los años siguientes, Otto Frank contesta miles de cartas enviadas por gente que ha leído el diario de su hija. En 1960, la Casa de Ana Frank se convierte en museo. Otto Frank permaneció vinculado a la Fundación Ana Frank y bregó por los derechos humanos y el respeto entre las personas hasta su muerte, en 1980.


Vídeo: Turismo por el mundo: el campo de concentración de Auschwitz. Auschwitz Birkenau, a 40 kilómetros de Cracovia, fue el campo de concentración nazi más sanguinario creado por el III Reich. Hoy en día es un sobrecogedor museo que recuerda la barbarie que acabó de la manera más inhumana y más inimaginable, pero cierta, con más de un millón de judíos. 

Objetos personales como gafas, zapatos, maletas, o incluso peor, cabellos, sirven de lección al visitante para recordar el holocausto. Las cámaras de gas y los crematorios convertían al ser humano en puro desecho. Sin duda, una dura visita que va más allá de lo estrictamente turístico.

 

 Vídeo: Ana Frank.

 

martes, 31 de mayo de 2016

Período de Entreguerras: Nazismo - Adolf Hitler.


Vídeo... "El comienzo del nazismo en Alemania y la ascensión de Hitler al poder"

 


Vídeo:  Documental (Nazis) National Geographic 

 

viernes, 20 de mayo de 2016

Fascismo y Nazismo... Adolf Hitler...


Vídeo en el que se narra parte de la historia fascista italiana, y casi toda la alemana, mientras se aprecian varias marchas fascistas y nazistas, el famoso discurso de Hitler hacia la juventud, Auchwitz, y el aparato policial nazista.

 


Dictadores:"Benito Mussolini"...



Tras acceder al poder en 1922 tras la Marcha sobre Roma ,Mussolini estableció en pocos años una dictadura fascista de partido único.


lunes, 16 de mayo de 2016

Benito Mussolini...



Tras acceder al poder en 1922 tras la Marcha sobre Roma, Mussolini estableció en pocos años una dictadura fascista de partido único.

Su política exterior en los primeros años no tuvo una clara dirección (Tratados de Locarno, Frente de Stressa), sin embargo, con la invasión de Etiopía en 1935, optó por una política expansionista que le llevó a la alianza con Hitler (intervención conjunta en España y formación del Eje Roma-Berlín en 1936, adhesión al Pacto Antikomintern en 1937 y firma del Pacto de Acero en 1939).

Tras invadir Albania en 1939, entró en la Segunda Guerra Mundial en 1940 cuando Francia estaba a punto de capitular. Las derrotas militares de las tropas italianas propiciaron el golpe de estado dirigido por el general Badoglio que le desalojó del poder en 1943.

Destituido y hecho prisionero, fue liberado por un comando alemán. Estableció en el norte de Italia la República Social Italiana, con capital en Salò. Esta brutal dictadura solo subsistió por el apoyo germano.

Capturado por guerrilleros antifascistas cuando trataba de huir hacia Alemania, murió fusilado en abril de 1945.

Vídeo: Biografía de Benito Mussolini - Parte 1 -2 -3. Benito Amilcare Andrea Mussolini, brillante político, militar y periodista italiano que se convirtio en gobernante y dictador de Italia desde 1922 hasta 1943. Fundo el partido fascista italiano y fue aliado de la Alemania nacionalsocialista durante la segunda guerra mundial.

 




domingo, 15 de mayo de 2016

El totalitarismo...




El totalitarismo es una forma de Estado, es decir, una forma de organizar los componentes de un Estado (territorio, población, gobierno, poder, justicia). El totalitarismo no es simplemente una forma de gobierno, una organización en cuanto a las personas que ejercen el poder, es toda una forma de estado. Como forma de estado es de tipo no democrática y se caracteriza al igual que el autoritarismo en la falta de reconocimiento de la libertad y los derechos del hombre. Sin embargo, se diferencia del autoritarismo en que en el totalitarismo existe una negación de la libertad y los derechos individuales, desconociendo además la dignidad de la persona humana.


El totalitarismo sólo puede entenderse como la forma de dominación total específica de la sociedad moderna. Sólo aparece cuando las fuerzas sociales son ahogadas y sometidas a la opacidad. Representa un proyecto de unificación, de fusión de la sociedad con el estado, un intento de dominio sin límites y sin derechos. Considera el Estado como un fin en sí mismo, y por tanto lo maximiza, y debido a que el poder existe para el fin de las cosas, si consideramos al Estado un fin, estos dos componentes de la política son correlativos, como consecuencia un Estado más grande nos da un poder más grande. Así, el poder del estado totalitario lo puede todo porque el fin lo abarca todo.


Mussolini graficó esto en el eslogan "todo en el estado, todo para el estado, nada fuera del estado, nada contra el estado". No es ya el estado para el hombre, sino el hombre para el estado. El totalitarismo, en sus formas clásicas, el régimen de Hitler, el de Mussolini y el régimen ruso durante la vida de Stalin, fue una dominación instituida a partir de una interpretación delirante de la realidad y que utilizaba como medios la movilización social y el terror masivo. A pesar de las diferencias entre esos regímenes, compartían el hiperliderazgo, el partido único, la policía política como eje del sistema. Eran sistemas basados en la administración del terror, su motor funcional básico, hasta el punto de que los campos de concentración han sido la culminación de ese principio social. Todos encarnaban proyectos de dominio total sobre la sociedad. En definitiva, esos totalitarismos clásicos son el límite extremo opuesto a la democracia, heteronomía frente a autonomía.

Vídeo: Benito Mussolini - Discurso I.


Vídeo: Discurso de Adolf Hitler a los jóvenes alemanes. . .


sábado, 30 de abril de 2016

Período de Entreguerras: Introducción general a los totalitarismos...




Los totalitarismos: Fascismo – Nazismo.

… La Doctrina Fascista:

En los años 20 aparecen en Europa, como reacción contra la marea ascendente de los socialistas, una serie de movimientos ideológicos que con los medios de la revolución de izquierdas hacen una revolución de derechas. El contenido doctrinal pasa a segundo piano, se da más importancia a los hechos; así Hitler se resiste, al principio, a presentar un programa y Mussolini exclama:

“Nuestra doctrina es el hecho”. Aunque el proceso afecta a varios países europeos sus realizaciones modélicas se materializan en Italia y Alemania. Algunas notas pueden resaltarse en unos movimientos que arguyen el valor adjetivo de las ideas frente al sustantivo de los hechos:

a) Omnipotencia del Estado. Los individuos están totalmente subordinados al Estado; todo para el Estado, será la fórmula. El Estado totalitario no tolera la separación ni el contrapeso de los poderes, que es en cambio el símbolo de los Estados democráticos. En el campo político se suprime toda oposición, a la que se considera sólo como una perturbación para el buen gobierno; en el campo intelectual el Estado monopoliza la verdad y la propaganda, al tiempo que se rechaza cualquier crítica. “Todo en el Estado, nada fuera del Estado”, sentencia Mussolini.
 
b) Protagonismo de las “elites”. Una minoría debe gobernar. Se parte de la desigualdad de los hombres, en contraposición al liberalismo decimonónico, basado en la igualdad, y en consecuencia se rechaza la democracia porque concede los mismos derechos a todos. Las elecciones se consideran un espectáculo inútil, una “falacia democrática”; Mussolini niega que el número pueda dirigir las sociedades humanas, y Hitler afirma que es más fácil ver a un camello pasar por el ojo de una aguja que descubrir un gran hombre por medio de la elección”.

Esta desigualdad esencial de los seres humanos ofrece reflejos diversos. En primer lugar una desvalorización de la mujer. Las mujeres, dirán los ideólogos nazis, deben estar en su lugar, su objeto deben ser las tres K (Kinder, Küche, Kirche: niños, cocina, iglesia). Argumentando que las mujeres son incapaces de usar las armas se convierten automáticamente en ciudadanos de segunda clase y se procura evitar la mano de obra femenina; el papel de la mujer se centra en el hogar, donde vive subordinada al marido. Más dramáticas fueron las conclusiones racistas que se dedujeron de la desigualdad de los hombres.

Mussolini habla de la superioridad de los gobernantes y de la grandeza del pueblo italiano, llamado a regir y dominar a otros pueblos. Hitler desarrolla en “Mein Kampf” su doctrina de la superioridad de la raza aria.

La igualdad democrática se basaba en la tradición judeocristiana, que considera a todos los hombres hijos de Dios. Para el fascismo, que rompe con esta tradición, la desigualdad no sólo es un hecho, sino un ideal. La dicotomía superiores-inferiores ha sido bien resumida por Eienstein: “En el código fascista, los hombres son superiores a las mujeres, los soldados a los civiles, los miembros del partido a los que no lo son, la propia nación a las demás, los fuertes a los débiles, y (lo que quizás es más importante para el punto de vista fascista), los vencedores en la guerra a los vencidos”.

c) Exaltación del jefe carismático. Llevando a sus últimas consecuencias el postulado de la desigualdad de los hombres, una nación fuerte necesita encontrar al hombre excepcional, al superhombre, según la doctrina de Nietzsche; cuando la Providencia lo pone al frente de un pueblo debe prestársele obediencia ciega y seguirle sin titubeos.

Max Fritsch presenta en una obra de teatro importante en la dramaturgia de nuestra época, La muralla china”, al emperador como el que nunca se equívoca”, “el que siempre tiene razón”; retrata así irónicamente la concepción del jefe carismático, inspirado. En escenografías grandiosas Mussolini invoca los estilos de la antigua Roma imperial, es el “Duce”; es el hombre histórico, indiscutido. Hitler utiliza los mitos del romanticismo alemán y organiza grandes concentraciones de escenografía wagneriana, en las que el centro de todas las atenciones y decisiones es el “Führer”.

d) Imperialismo. A veces se ha definido el fascismo como un nacionalismo de vencidos, engendrado por la humillación de la derrota. Expresan sus mitos la desorientación de los antiguos combatientes. En Francia los excombatientes se oponían a medidas democráticas, pero su actitud fue menos desafiante que la de los alemanes; los vencidos adoptan posturas de revancha, que la nueva ideología canaliza. Del nacionalismo se pasa con facilidad al imperialismo, una gran nación encuentra su verdadero horizonte en la formación de un imperio, y en relación con él se defiende el principio del espacio vital. Un pueblo superior tiene derecho a disponer de espacio para realizarse y a conquistarlo; esta necesidad se coloca por encima del derecho internacional.

e) Desconfianza en la razón. La tradición racionalista es uno de los más decisivos legados de Grecia a Occidente; el fascismo rechaza esta tradición y adopta posturas antirracionalistas, desconfiando de la razón y exaltando los elementos irracionales de la conducta, los sentimientos intensos, el fanatismo. En esta línea irracionalista se desenvuelven los dogmas, las ideas indiscutibles, como la superioridad de la raza o del jefe. En contraposición, la democracia estima que ningún tema debe dejar de ser discutido. El tabú, lo que debe aceptarse sin discusión, lo que no puede ser sometido a análisis, es rasgo peculiar de los regímenes totalitarios

 Vídeo: Gobiernos Totalitarios. Fascismo - Ciencias Políticas - Educatina.

 

 Vídeo: Gobiernos Totalitarios. Nazismo - Ciencias Políticas - Educatina.